2016-01-11
En respuesta a la petición de los medios de comunicación, el jefe del servicio de prensa del MAE de Azerbaiyán, Hikmet Gadzhiyev, alerta sobre la ilegalidad de desarrollar cualquier actividad en el ámbito económico en los territorios ocupados de Azerbaiyán

Armenia es responsable por el desencadenamiento de la guerra contra Azerbaiyán, la ocupación forzosa de los territorios de nuestro país, la  masiva limpieza étnica  y  otros crímenes cometidos en los territorios ocupados.  Armenia  ha establecido y ejerce el control sobre el régimen autoproclamado en Nagorno Karabaj y otros territorios ocupados de Azerbaiyán.

Pese a las negociaciones azerbaiyano-armenias para la solución pacífica del conflicto sobre Nagorno Karabaj siguiendo las normas del Derecho Internacional y las resoluciones  del Consejo de Seguridad de la ONU 822(1993), 853(1993), 874(1993) y 884(1993), Armenia está alojando en los territorios ocupados de Azerbaiyán a los ciudadanos extranjeros, destruyendo los monumentos de cultura material azerbaiyana o falsificando su origen, ejerciendo una actividad ilegítima comercial con lo que impide a los refugiados azerbaiyanos y desplazados internos el retorno a sus tierras ancestrales. Estos hechos demuestran claramente que el objetivo de Armenia es la anexión de los territorios ocupados.

Según el Derecho internacional son inaceptables la ocupación forzosa de los territorios o la  violación  de las fronteras de un  Estado reconocidas internacionalmente. La situación creada a base de la fragrante violación de las normas imperativas del Derecho internacional  de ninguna manera puede ser considerada como legal. La República de Azerbaiyán es el único Estado cuya soberanía sobre los territorios ocupados es reconocida internacionalmente.  Como cualquier otra ocupación militar, la ocupación por Armenia de los territorios azerbaiyanos tiene el carácter temporal.

En relación con la actividad ilegítima en la región de Nagorno Karabaj de la República de Azerbaiyán y otros territorios ocupados, Armenia, sus instituciones, personas jurídicas y físicas que están estableciendo los contactos y relaciones comerciales con el régimen ilegítimo no reconocido, tienen la responsabilidad jurídica por violar  flagrantemente  la integridad  territorial,  la soberanía y las leyes correspondientes de nuestro país,  normas y principios del Derecho internacional. Según el Derecho internacional,  la actividad  en los territorios ocupados   puede ser calificada un delito militar que prevé la responsabilidad penal.

Las personas jurídicas y físicas de origen extranjero, al desarrollar la actividad ilegítima en los territorios ocupados, asumen, de esta manera, su responsabilidad corporativa y social por vulnerar el código de ética empresarial; comparten la responsabilidad por  seguir imposibilitando el regreso a sus hogares a más de un millón de los  azerbaiyanos-víctimas de la política expansionista y de limpieza étnica cometida por Armenia - e infringen otros derechos fundamentales, incluyendo el derecho a la propiedad privada.

Por  desarrollar la actividad ilegítima en el ámbito económico y  en otros ámbitos en los territorios ocupados de la República de  Azerbaiyán por las fuerzas armadas de Armenia, la Fiscalía abrió el caso contra el ciudadano de Suiza, el cofundador y director  general ejecutivo de la campaña Franck Muller Group, Vartan Sirmakes.  Así mismo ha sido abierto el caso y sigue la investigación oportuna contra el ciudadano de Rusia German Sterligov por su actividad ilegítima en los territorios ocupados de Azerbaiyán. 

La cuestión sobre la actividad ilegítima en el ámbito económico en los territorios ocupados de Azerbaiyán está inscrita en el orden del día de las comisiones intergubernamentales; se alza ante los estados correspondientes.

Según el Derecho internacional y de acuerdo con sus responsabilidades, todos los Estados deben alertar a las personas jurídicas y físicas  para abstenerse de visitar a los territorios ocupados de Azerbaiyán y desarrollar la actividad ilegítima tanto en el ámbito económico como en otros ámbitos, así como  prohibir la exportación de la producción elaborada  allí. 

Con las medidas tomadas y la intensificación del trabajo  informativo, muchas personas jurídicas se abstuvieron de desarrollar su actividad  en los territorios ocupados.

La República de Azerbaiyán va a usar todas las posibilidades políticas y jurídicas a nivel nacional e internacional para prohibir la actividad ilegítima  en los territorios ocupados que están bajo la soberanía azerbaiyana.