2017-02-25
Llamamiento de los refugiados de Jodyalí a la comunidad internacional con motivo de la conmemoración del 25 aniversario del genocidio de Jodyalí

Nosotros - los testigos oculares sobrevivientes por milagro de la masacre cometida por nacionalistas armenios el 26 de febrero de 1992 en la ciudad de Jodyalí, región de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán, solicitamos de nuevo en el 25 aniversario de la tragedia a las Naciones Unidas, al Consejo de Europa, y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, así como a la comunidad mundial, llaman a toda humanidad progresista a no permanecer indiferentes a este crimen de genocidio contra la humanidad.

Durante los últimos dos siglos armenios nacionalistas y círculos extremistas con la ayuda de fuerzas extranjeras con el fin de realizar su sueño de "Gran Armenia" a expensas de las tierras históricas de Azerbaiyán, sistemáticamente implementó una política agresiva contra Azerbaiyán, para lograr este objetivo insidioso de vez en cuando cometió crímenes como actos terroristas inhumanos y asesinatos masivos, deportación y genocidio.

Numerosos documentos históricos atestiguan que en los años 1905-1907, 1918-1920, 1948-1953, cientos de miles de azerbaiyanos que se enfrentaron a la limpieza étnica y al genocidio en sus tierras históricas del Cáucaso han sido asesinados masivamente y han sido desplazados de sus tierras ancestrales. Desde 1988, las reivindicaciones territoriales infundadas de Armenia contra Azerbaiyán volvieron a surgir, para su propósito el separatismo armenio en Nagorno-Karabaj ha sido aportado sin ninguna base histórica y política para esto que ha llevado a sangrientos conflictos étnicos y muertes en masa en la región. En 1988-1989, más de 250 mil azerbaiyanos fueron deportados de sus tierras históricas en Armenia, durante este sangriento acto, cientos de personas inocentes - ancianos, mujeres y niños fueron brutalmente asesinados. Como resultado, Armenia se convirtió en un estado mono-étnico que los armenios soñaron durante años.

Durante más de veinte años, el 20 por ciento de Azerbaiyán, así como los 7 distritos que no están incluidos en la división administrativa-territorial de Nagorno-Karabaj y han sido habitados totalmente por los azerbaiyanos hasta el comienzo de los 90, todavía están bajo ocupación de fuerzas armadas armenias. Como resultado del conflicto, más de 1 millón de azerbaiyanos fueron brutalmente expulsados ​​de sus hogares; Decenas de miles de personas han resultado muertas y heridas. Hasta el momento, 1.400 azerbaiyanos fueron liberados del cautiverio armenio, aunque el destino de más de 4 mil ciudadanos de Azerbaiyán sufriendo humillación y tortura en los campos de prisioneros de Armenia y Nagorno-Karabaj sigue siendo incierta. Cientos de pueblos y aldeas ocupadas, miles de edificios públicos y culturales, instituciones educativas y de salud, monumentos históricos y culturales, museos, mezquitas, lugares de culto sagrados y cementerios de los territorios ocupados fueron arrasados ​​al suelo, fueron objeto de un acto sin precedentes de vandalismo.

Además, las fuerzas armadas armenias cometieron masacres contra civiles a principios de los 90 del siglo XX en Karkijahan, Meshali, Qushchular, Garadagly, Agdaban y otras ciudades y aldeas de Karabaj pobladas por azerbaiyanos, llevaron a cabo numerosos actos terroristas en Baku y otras ciudades.

Lo recordamos todo. La noche del 25 al 26 de febrero de 1992, las fuerzas armadas armenias con la ayuda del regimiento № 366 perteneció a la ex Unión Soviética en ese momento ubicado en Khankendi, Nagorno Karabaj atacó la ciudad azerbaiyana de Jodyalí con la población de siete mil personas en 5 direcciones (3 mil personas permanecían en la ciudad durante el ataque). Hasta ese momento, la ciudad se mantuvo en total cerco durante más de cuatro meses; La población sufría de una grave falta de atención médica y de alimentos. Había muchos pacientes, heridos, ancianos, mujeres y niños en la ciudad.

Aquella noche la ciudad fue borrada del mapa. La población civil pacífica fue sometida a una masacre masiva: niños, mujeres y personas mayores fueron asesinados con una brutalidad sin precedentes. A finales del siglo XX, los nacionalistas armenios cometieron un crimen histórico, considerado vergonzoso para toda la humanidad civilizada – la masacre de Jodyalí. El objetivo principal de esta acción brutal era el exterminio de toda la población de la ciudad solamente porque se trataba de azerbaiyanos. Solo por casualidad sobrevivieron algunos ciudadanos de Jodyalí para ser testigos ante la historia.

Como resultado detallado de dicho genocidio que ha venido sufriendo el pueblo azerbaiyano a manos de Armenia resultaron heridas más de 1000 personas, murtas 613 personas dentro de los cuales 106 mujeres, 63 niños, 70 personas mayores; 1275 personas civiles fueron capturadas; hasta hoy en día se desconoce el destino de 150 personas.

Con los  datos mencionados  no son suficientes. Como resultado de este crimen  político- militar 8 familias fueron completamente exterminadas; 25 niños se quedaron huérfanos, 130 huérfanos de uno de los padres. Entre las víctimas  56 fueron brutalmente torturadas, les arrancaron las cabelleras, se cortaron cabezas, se atacó con bayoneta a mujeres embarazadas y se mutilaron cuerpos.

  Es difícil imaginar que semejante brutalidad sin precedentes tuviera lugar a finales del siglo XX delante de los ojos de todo el mundo. La sociedad internacional debe saber que el organizador de este crimen histórico, cometido no solo contra los azerbaiyanos sino contra toda la humanidad, fue el nacionalismo armado armenio que se presenta enmascarado como “una nación subyugada y oprimida”.

 Durante más de 25 años, nosotros, los jodyalinos que perdimos a nosotros familiares, queridos y siendo desplazados vivimos en las condiciones normales que el estado azerbaiyano ha creado para nosotros, y una vez más apelamos con grandes expectativas a todas las naciones y países amantes de la paz mundo. Creemos que las organizaciones internacionales, las Naciones Unidas, el Consejo de Europa y la OSCE, países pacíficos, finalmente podrán obligar a Armenia - el estado agresor ignorando el derecho internacional y los derechos humanos, desafiando los valores sociales y humanos – vivir conforme a justicia y construir relaciones civilizadas con los países vecinos.

El incumplimiento  por la parte armenia de  4 resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU   que exhortan  la retirada  incondicional e inmediata de las fuerzas armadas  claramente demuestra, en primer lugar,   del desprestigio hacia la organización   de reconocido  prestigio internacional   y la manifestación de relación de Armenia con la comunidad internacional.

 Nosotros estamos manifestando la  justa postura de la República de Azerbaiyán sobre el conflicto de Nagorno Karabaj,  al mismo tiempo apoyando  a Azerbaiyán como  un país de economía emergente que  aboga por la solución pacífica del conflicto. Además llamamos la atención de la comunidad internacional al hecho de que la  política   no constructiva de Armenia contradice a los principios  del Derecho Internacional  y presenta amenaza a la seguridad  y la paz en  la región en común.    

Desafortunadamente, el apoyo del atacante y el enfoque de doble estándar para los eventos es la amarga realidad de hoy. Sin embargo, la verdad ya está siendo escuchada, las mentiras armenias están siendo expuestas en todo el mundo, la verdad está siendo reconocida. En los últimos años, varios parlamentos de países amantes de la paz y organizaciones internacionales evaluaron y reconocieron la tragedia de Khojaly como un crimen contra la humanidad. Expresamos nuestra profunda gratitud a todos estos países y su pueblo en nombre de nuestros compatriotas destruidos - mujeres, niños y ancianos. Esperamos que este proceso y la "Justicia para Khojaly" la campaña sea continuada por cualquier persona con un amor de la humanidad en el corazón. Continuará por el bien de esta tragedia que no se repita una vez más.

Nosotros - los refugiados de Jodyalí en el 25 aniversario de la tragedia invitamos una vez más a la comunidad mundial ya las organizaciones internacionales a apoyar la justicia por el bien de nuestro futuro, a decir no inequívocamente a las infundadas reivindicaciones territoriales ya la agresión militar de Armenia contra Azerbaiyán, llamamos dar una evaluación jurídica y política objetiva a los crímenes cometidos contra nuestro pueblo, así como al genocidio de Jodyalí. La evaluación de la tragedia de Jodyalí es una prueba para la humanidad, el honor y la dignidad.