2016-03-31
DECLARACIÓN DE LA DEFENSORA DEL PUEBLO (OMBUDSMAN) DE LA REPÚBLICA DE AZERBAIYÁN DEDICADA AL DÍA DEL GENOCIDIO CONTRA LOS AZERBAIYÁNOS: 31 DE MARZO.

Después de que la República de Azerbaiyán obtuviera la independencia fue conseguida la posibilidad de conocer de la mejor manera la historia pasada de nuestro pueblo, las verdades que llevaban siglos siendo ocultadas paulatinamente salieron a la luz, los acontecimientos alterados  se ven hoy en día, dentro del marco de la transparencia, de manera más clara. Los genocidios que de vez en cuando se cometieron contra nuestro pueblo también pertenecen a este tipo de asuntos.

La política del genocidio, limpieza étnica y deportación aplicada perseverantemente durante dos siglos por los nacionalistas armenios y sus partidarios contra los azerbaiyanos tenía como objetivo la expulsión de los azerbaiyanos de sus tierras ancestrales y el establecimiento del estado de Gran Armenia en dichos territorios.

Como el resultado del ataque comenzado por los armenios en 1988 los territorios de Nagorno-Karabaj y asimismo las siete regiones  adyacentes al éste fueron invadidos por lo tanto el 20% del territorio fue ocupado, centenares de miles de nuestros ciudadanos se han convertido en refugiados y desplazados internos.

La  más terrible entre todas estas tragedias sangrientas fue la que había sido cometida el 31 de marzo de 1918. Los armenios utilizando hábilmente el golpe de Estado ocurrido en febrero noviembre de año 1917 en Rusia consiguieron realizar todas sus pretensiones bajo la bandera de bolcheviques. Desde el marzo de 1918 por la Comuna de Bakú bajo el eslogan de la lucha contra los contrarrevolucionarios empezó a realizarse el repelente plan cuyo objetivo era la liberación de Bakú de los azerbaiyanos. Miles de azerbaiyanos fueron exterminados solo por su identidad nacional, los armenios quemando las casas dejaron quemarse dentro a la gente. Convirtieron en la ruina los monumentos históricos, escuelas, hospitales. Fueron arruinadas las mezquitas.

La masacre, cometida por las tropas armenio-bolcheviques del 31 de marzo al 2 de abril,  adquirió  el carácter masivo, la población pacífica fue sometida a la despiadada exterminación por parte de las tropas armadas armenias.     

Durante estos acontecimientos trágicos, en  Bakú y regiones adyacentes, cerca de 30 mil de nuestros compatriotas fueron brutalmente asesinados a causa de su identidad nacional. Durante la masacre de marzo, los armenios  destruyeron con bombardeo muchos edificios históricos, incluyendo los lugares de peregrinación, el edificio  Ismaeliya, considerado la  perla de la arquitectura mundial. A causa del bombardeo por la marina ubicada en el mar Caspio los  minaretes de mezquitas Dzhuma y Tezepir se vieron gravemente dañadas. Las tropas armadas de los Dashnaks mataron a la gente en Karvan Saray y quemaron sus cadáveres allí mismo.

El masacre de azerbaiyanos fue cometido principalmente en las regiones de Bakú, Shemaja, Gubá, Kurdamir y Salyan y con la crueldad extrema  en Karabaj, Zanguezur, Najicheván y Lankaran. Durante  los masacres de marzo, los armenios, destruyeron enteramente 75 pueblos de Shemaja. La existencia en la actualidad de los archivos con los materiales de investigación consistentes en 7 volúmenes, 925 páginas demuestra una vez más la envergadura de los masacres cometidos en la ciudad de Shemaja y sus pueblos cercanos. Tal y como se señala en las fuentes históricas el envío a Shemaja aún en marzo de 2000 soldados armenios y armas cargadas en 60 coches demuestra la preparación previa para esta masacre.

Fueron destruidos 115 pueblos de Zanguezur, e expropiados todos los bienes de la población pacífica musulmana.

Los acontecimientos sangrientos en Gubá también se desarrollaron de la misma forma, las tropas armenias quemaron 122 pueblos, mataron a 60 mujeres y niños y hirieron a 53 personas. En general en aquel período 700 mil personas se sometieron al genocidio.

Los pueblos Guirdani, Veravul, Vilvan de la región de Lankaran y en general aproximadamente 40 pueblos fueron destruidos, fueron matados cientos de personas inocentes y han sido arruinadas muchas casas.

Pese a que han pasado años  estos acontecimientos sangrientos no se han olvidado, y ha dejado huellas imborrables en la sangrienta memoria de nuestro pueblo.

En los últimos años, se pusieron de manifiesto los hechos que evidencian  los asesinatos masivos en Gubá, cometidos por los armenios durante la masacre de 1918. Los restos de los cadáveres hallados, son testimonio  del vandalismo armenio.  Con el fin de  demostrar la muerte de decenas de miles de personas en estos territorios y conmemorarlos, fue inaugurado el Complejo Memorial  de Genocidio. Inaugurado por la Procuraduría Militar de la República de Azerbaiyán, el Complejo Memorial  de Genocidio juega un papel muy importante para la transmisión a la comunidad internacional de las verdades históricas de Azerbaiyán y los masacres cometidos contra  nuestro pueblo por los nacionalistas armenios.

En el decreto del líder nacional, Heydar Aliyev, firmado el 26 de marzo de 1998 “Sobre el genocidio cometido contra los azerbaiyanos” se da la valoración política  y  por primera vez  se declara oficialmente el genocidio contra los azerbaiyanos cometido por los armenios. El 31de marzo anualmente se celebra como el Día de genocidio contra los azerbaiyanos a nivel estatal.

Según el derecho internacional, el genocidio es el crimen más peligroso y  corresponde al grupo de los crímenes que puedan quebrar la paz y seguridad internacionales, crímenes contra  la humanidad y el terrorismo internacional.  La Asamblea General  de Naciones Unidas en su resolución (260III)  del 9 de noviembre de 1948 aprobó la Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio. En la presente Convención, se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, interpretados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso. Durante la masacre de marzo de 1918, los armenios cometieron  los actos que según la definición de la Convención  deberían de ser valorados como genocidio.

Los hechos históricos mostraron que los nacionalistas armenios  continuaron con sus malas intenciones, cometieron  la  masacre de la población inocente, intentaron ocultar su crimen y falsificar la historia.  

Los territorios ocupados de Nagorno Karabaj y las regiones adyacentes forman parte integral de Azerbaiyán. A pesar de la ratificación de cuatro resoluciones de la Asamblea Parlamentaria  de la ONU  sobre la liberación incondicional de  los territorios ocupados de Azerbaiyán,   Resolución de la Asamblea General de la ONU del 14 de marzo de 2008  “Situación en los territorios ocupados de Azerbaiyán”, Resolución de la Asamblea Parlamentaria  del Consejo de Europa 1416 y Recomendación 1690 que una vez más confirman la ocupación de los territorios  azerbaiyanos por las tropas armenias, Armenia sigue incumpliendo estas disposiciones.      En las presentes cuatro resoluciones, se exige la retirada de las fuerzas armadas armenias liberación incondicional de los territorios ocupados de Azerbaiyán y la creación de las condiciones para el regreso de un millón de refugiados a sus tierras ancestrales.

La parte azerbaiyana sigue constantemente con los esfuerzos de  resolver este conflicto por la vía pacífica. En las declaraciones del  presidente del país, Ilham Aliyev, manifestó varias veces que nosotros conseguiremos la recuperación de la integridad territorial de Azerbaiyán.

Cabe destacar que en 2012, el Senado del  Estado de Nueva York,  en marzo del 2013 - la Asamblea General del Estado de Nueva Jersey de los EE.UU. aprobaron la resolución sobre el reconocimiento del 31 de Marzo como el Día de Genocidio contra los  azerbaiyanos.    

Una vez más, declaramos que  hasta hoy día, este acto de genocidio no fue valorado   desde el punto de vista de derecho internacional a escala internacional. Dirigiéndose a la comunidad internacional y las organizaciones internacionales, expresamos nuestra confianza en su apoyo,  encaminado a poner fin a la agresión armenia contra Azerbaiyán, actos terroristas, violación de los derechos humanos  a escala mundial y lograr la solución pacífica del conflicto.

Llamamos a las organizaciones internacionales a apoyar la justa postura de Azerbaiyán sin aplicar la política de dobles estándares. Expresamos nuestra confianza en que  en un  futuro próximo va a restablecerse la justicia, el acto de genocidio cometido contra los azerbaiyanos va a ser valorado  por la comunidad internacional, los culpables no se quedarán sin condena, los actores del genocidio van a ser sometidos a las sanciones de las organizaciones internacionales competentes, la integridad territorial de Azerbaiyán y los derechos masivamente violados de los refugiados van a ser recuperados y van a ser  liberados  los rehenes y cautivos

Expresamos nuestra confianza en que todas las instituciones internacionales y las fuerzas de la paz, movilizarán sus posibilidades y se esforzarán para restablecer la paz y seguridad en las tierras de Azerbaiyán. Qué se lograrán las condiciones necesarias para el establecimiento de la paz y el desarrollo contínuo en nuestro país y en región en general. Qué se crearán las posibilidades reales para asegurar los derechos fundamentales reconocidos a escala mundial sin hacer cualquier distinción.

Elmira Suleymanova

Defensora del Pueblo (ombudsman)  de la República de Azerbaiyán

29 de marzo de 2016.

La presente declaración es dirigida a: Secretario General de la ONU, Consejo de Seguridad de la ONU,  Alto Comisario de la ONU para los  Derechos Humanos, Consejo de la ONU para los Derechos Humanos, Comisión Europea, Consejo de Europa, la OCSE, Instituto Europeo e Internacional de Ombudsman, Asociación de los Ombudsman de Asia, Buró Internacional de Paz, Federación para la Paz  Internacional, a los ombudsman de  todos  los países, a las embajadas de Azerbaiyán y a las embajadas de los países extranjeros en Azerbaiyán, representaciones de las diásporas azerbaiyanas.