2016-04-21
Comunicado de prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República de Azerbaiyán

Como resultado del conflicto armado sobre Nagorno Karabaj y  las regiones adyacentes de la República de Azerbaiyán, la quinta parte del territorio de Azerbaiyán está bajo la ocupación armenia, cada noveno ciudadano se ha convertido en refugiado o desplazado interno. La República de Armenia es responsable por el comienzo de la guerra contra Azerbaiyán, la ocupación forzosa de las tierras azerbaiyanas, masivas  limpiezas étnicas  y otros crímenes cometidos por la parte armenia.

La comunidad internacional condena decisivamente el uso de la fuerza contra Azerbaiyán y los daños causados por la ocupación del territorio azerbaiyano. En 1993, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó  las resoluciones  №822, 853, 874 y 884 que condenan el uso de la fuerza contra Azerbaiyán y la ocupación de las tierras azerbaiyanas, reafirman la soberanía y la integridad territorial de las fronteras de Azerbaiyán internacionalmente reconocidas. Dichas resoluciones del Consejo de Seguridad reafirman que Nagorno Karabaj es parte integral de Azerbaiyán e instan la retirada incondicional, completa e inmediata de las tropas ocupantes de los territorios de Azerbaiyán. Las organizaciones internacionales aprobaron documentos con el idéntico contenido.

Subestimando la opinión de la comunidad internacional y violando flagrantemente el Derecho internacional, Armenia intenta mantener estatus quo, apoyado por la ocupación de las tierras azerbaiyanas, fortalecer la presencia militar en los territorios ocupados, cambiar el carácter demográfico, cultural y físico de las tierras azerbaiyanas, impidiendo el retorno a sus hogares a centenares de miles de azerbaiyanos forzosamente expulsados de sus tierras ancestrales y convertidos en desplazados internos.     

La violación sistemática del régimen del cese de fuego causa la muerte de los civiles azerbaiyanos. En los últimos meses, el ataque contra las ciudades y pueblos azerbaiyanas, situados a lo largo de la línea de contacto entre las Fuerzas Armadas  de Armenia y Azerbaiyán,  adquirió el carácter  más intensivo. 

La República de Azerbaiyán comunica reiteradamente a la comunidad internacional su decisiva protesta y seria preocupación por los ataques armenios; advierte que la presencia ilegal de las Fuerzas Armadas de Armenia en los territorios ocupados azerbaiyanos, siendo la principal causa de la agudización de la situación y de hostilidades continuas en la zona del conflicto, sigue siendo el principal obstáculo de la  solución política. Así mismo la República de Azerbaiyán comunica reiteradamente que la ocupación militar no es solución del conflicto y nunca llevará a los resultados deseados por Armenia.   

La noche del 2 de abril de 2016, desde los territorios ocupados azerbaiyanos, las Fuerzas Armadas de Armenia con la artillería y armas pesadas tirotearon intensivamente las posiciones de combate de las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán a lo largo de toda la línea de contacto, así como los bienes y la población civil que residía cerca. Como resultado de los ataques cometidos por las unidades armadas armenias a lo largo de la línea de contacto fueron tiroteados 34 ciudades y pueblos; resultaron muertos y heridos  las personas civiles, niños incluidos. Los bienes públicos y particulares fueron dañados. Fueron destruidos o seriamente dañados 353 edificios civiles, 314 de los cuales son casas privadas, 3 escuelas, 3 guarderías, un centro cultural y otros bienes públicos. Además, fueron destruidos 357 soportes de la línea eléctrica, 3 estaciones eléctricas, 30 transformadores; sufrieron un fuerte daño embalses, gasoductos, carreteras y otra infraestructura. Hasta el 18 de abril de 2016 venía renovándose la información sobre los daños causados por los ataques de las formaciones armadas armenias. 

Las acciones militares de Armenia también causaron bajas y heridos entre los militares  de las Fuerzas Armadas  de Azerbaiyán. El 10 de abril de 2016, el Comité Internacional de la Cruz Roja, tras la última agudización de la situación, prestó asistencia en la entrega de los cuerpos de los militares. La evaluación forense detectó los hallazgos  de torturas y  maltrato en los cuerpos de militares azerbaiyanos.

Con su ataque premeditado, Armenia hunde el acuerdo sobre el régimen del cese de fuego del 1994 y ha puesto en peligro las perspectivas de la solución pacífica del conflicto. El 5 de abril de 2016, con la mediación de la Federación de Rusia  entre Azerbaiyán y Armenia fue alcanzado el acuerdo sobre el cese de fuego. Sin embargo, Armenia viola el acuerdo alcanzado, bombardeando con el armamento pesado, lanzacohetes, lanzagranadas y morteros las posiciones de combate de las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán, ciudades y pueblos azerbaiyanos situados en la línea de contacto.

Los ataques directos y premeditados de Armenia contra la población civil y bienes de Azerbaiyán,  el maltrato bárbaro a los militares azerbaiyanos son la violación flagrante  de los derechos humanos y el Derecho internacional humanitario, en particular,  la violación de la Convención de Ginebra del 1949 con su primer protocolo adicional, la Convención de la Haya para la Protección de los Bienes Culturales en caso de  Conflicto Armado del 1954 con sus respectivos protocolos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención contra la Tortura y otros Tratos y Penas crueles, inhumanos o degradantes, la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de la Discriminación Racial, así como el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales.

A parte de la responsabilidad por las acciones ilegítimas como Estado, la República de Armenia es responsable por la violación del Derecho internacional humanitario y de los derechos humanos durante el conflicto  la cual se califica como crimen.

La valoración de causas y daños causados por la guerra, desencadenada por la parte armenia contra Azerbaiyán, evidencia que los crímenes cometidos por la parte armenia contra Azerbaiyán no son espontáneos, sino forman parte de la violenta política  armenia  que ya ha adquirido el carácter sistemático.

La República de Azerbaiyán expresa su confianza en que las medidas, tomadas tanto en el marco del Derecho internacional, como en el marco nacional, llevarán ante el Tribunal de  Justicia a los responsables por crímenes contra Azerbaiyán  durante la agresión armenia.

La República de Azerbaiyán llama a la comunidad internacional  a condenar a Armenia por la flagrante violación del Derecho internacional e instar el cumplimiento inmediato de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. El conflicto puede ser resuelto solo a base de la soberanía y la integridad territorial de Azerbaiyán en el marco de las fronteras internacionalmente reconocidas. La República de Azerbaiyán se esforzará a fondo para lograr la  resolución política  del conflicto y garantizar la paz y la justicia en la región.