2019-04-02
Declaración del Servicio de Prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Azerbaiyán relativa a la ocupación del Distrito de Kelbayar de Azerbaiyán, en abril  de 1993, y la  escalada del  2016

  

El 2 de abril de 1993, el Distrito de Kelbayar de Azerbaiyán fue ocupado por fuerzas armadas  de Armenia. Como resultado de la ofensiva, realizada principalmente desde el territorio de Armenia  con el uso de  artillería pesada, helicópteros de combate MI-24 y aviones militares de Armenia, fue ocupado Kelbayar, que no forma parte de la Región de Nagorno Karabaj de Azerbaiyán.

Como resultado de la ocupación, más de 60.000 habitantes de Kelbayar fueron sometidos a limpieza étnica y expulsados de sus tierras ancestrales, 511 civiles inocentes fueron asesinados, 321 personas fueron tomadas como rehenes o desaparecieron. En actualidad, más de 70.000 residentes de Kelbayar residen temporalmente en diferentes regiones de Azerbaiyán como desplazados internos.

La ocupación armenia destruyó el valioso patrimonio histórico-cultural de Kelbayar. Fueron modificadas y armenizadas las características arquitectónicas, propias para los monasterios de la antigua herencia cristiana albanesa de Azerbaiyán,  que no tenían nada que ver con la iglesia armenia.

Los recursos minerales naturales de Kelbayar están sujetos a explotación ilegal. Desde 2002,  la empresa “Base Metals”, subsidiaria de “Vallex Group”, registrada en Liechtenstein,  está explotando la mina de cobre y oro de Gyzylbulag, cerca de la aldea de Heyvaly del Distrito de Kelbayar. Desde 2007, “GPM Gold”, subsidiaria de “GeoProMining Ltd.”, ha estado extrayendo oro en la mina Soyudlu. Las  fotografías tomadas por satélite muestran que la explotación de los recursos en la mina se está expandiendo.

La carretera Vardenis-Aghdara que atraversa Kelbayar sirve para el transporte de recursos naturales desde los territorios ocupados a Armenia y  a los mercados internacionales, incluido el distrito de Kelbayar. Al mismo tiempo, Armenia hace el reasentamiento ilegal en  Kelbayar en Azerbaiyán, con lo que está cambiando la composición demográfica de la región.

Tras la declaración del presidente  del Consejo de Seguridad de la ONU del 6 de abril de 1993, el Consejo de Seguridad adoptó la resolución sobre la ocupación del distrito de Kelbayar en Azerbaiyán Nº 822. En la resolución, el Consejo de Seguridad instó la  inmediata retirada de las fuerzas de ocupación de Armenia de Kelbayar y de otras regiones ocupadas, enfatizando la inadmisibilidad del uso de la fuerza  para  la adquisición del  territorio. Tras la aprobación de esta resolución, el Grupo de Minsk de la OSCE ha elaborado un "calendario de medidas urgentes" para la retirada de las tropas armenias de los territorios ocupados de Azerbaiyán.

Armenia no cumple con las Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

La escalada de la tensión a lo largo de la línea de contacto, el 2 de abril de 2016, como resultado de los ataques de las fuerzas armadas de Armenia con artillería pesada contra las zonas densamente pobladas  por civiles azerbaiyanos, ha demostrado una vez más que la presencia ilegal de las fuerzas armadas de Armenia en los territorios ocupados de Azerbaiyán sigue siendo una gran amenaza para la paz y la seguridad en la región. Como contra-respuesta a los ataques de Armenia,  mediante la liberación de territorios y alturas estratégicamente importantes por las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán fue garantizada la seguridad a los civiles azerbaiyanos que viven cerca de la línea de contacto.

Armenia debe comprender que la ocupación de las tierras de Azerbaiyán, incluyendo el Distrito de Kelbayar, es temporal. La única manera de lograr una paz firme y duradera es efectuar la retirada incondicional y completa de las fuerzas armadas de Armenia de los territorios ocupados de Azerbaiyán y  garantizar el derecho de  los desplazados forzosos a regresar a sus lugares de origen.

La parte armenia, en lugar de perder el tiempo y engañar a su pueblo y a la comunidad internacional, debe dejar de aplicar su política de anexión y limpieza étnica, y cumplir las resoluciones de las Naciones Unidas y de  las demás organizaciones internacionales que exhortan la retirada de sus tropas de los territorios ocupados de Azerbaiyán.