2018-09-28
Discurso de ministro de Relaciones Exteriores de la República de Azerbaiyán, Elmar Mammadyarov, en el Debate General de la 73ª Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas bajo el lema “Hacer las Naciones Unidas pertinentes a todas las personas: Liderazgo mundial y responsabilidades compartidas para sociedades pacíficas, equitativas y sostenibles”

 Nueva York, 28 de septiembre de 2018

 

Señor Vicepresidente;

Damas y Caballeros:

Me complace felicitar a la Sra. María Fernanda Espinosa Garcés por haber asumido la presidencia de la Asamblea General, siendo la cuarta mujer elegida para tomar este cargo tan responsable, y desearle muchos éxitos en el desempeño de sus importantes funciones. La Sra. Espinosa puede contar con el apoyo total de Azerbaiyán durante su mandato. Asimismo, estamos agradecidos al Excelentísimo Sr. Miroslav Lajcak por su valioso trabajo al presidir la Asamblea durante la 72ª Sesión.

Expreso mi profundo respeto y gratitud al Secretario General de las Naciones Unidas,  Sr. António Guterres, por la dirección y los esfuerzos dirigidos a mejorar la eficiencia de la Organización. Aprovechando esta oportunidad, también me gustaría rendir homenaje al recién fallecido ex Secretario General, Kofi Annan, "un hombre de la paz". Su legado seguirá siendo una verdadera inspiración para todos nosotros.

Señor Vicepresidente:

El tema de los debates generales de este año es muy oportuno y abarca los temas de mayor importancia para todos nosotros. Vivimos en un mundo globalizado donde las  relaciones entre personas que representan sociedades multinacionales se están volviendo más intensas.

Azerbaiyán apoya plenamente el valor del Secretario General de hacer la contribución real a la prevención de las guerras y el mantenimiento de la paz, así como sus esfuerzos para responder rápida y efectivamente a los conflictos y las crisis, ayudar a los Estados Miembros en sus esfuerzos para mantener la paz, construir sociedades resistentes y prósperas, hacer las Naciones Unidas más coherentes, integradas, eficaces y eficientes.

A medida que nos embarcamos en el camino de la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, debemos realizar pruebas periódicas para identificar en qué medida estamos cumpliendo nuestros compromisos. Los esfuerzos coordinados y las responsabilidades compartidas entre los Estados, respaldados por recursos adecuados, son esenciales para asegurar un futuro sostenible y asegurar que nadie se quede atrás.

Azerbaiyán ha adaptado su Estrategia de Desarrollo Nacional  en base a los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), y continúa implementando programas a gran escala para mejorar el buen gobierno y el crecimiento sostenible, fortalecer la supremacía de Ley, garantizar el respeto de los Derechos Humanos, brindar acceso facilitado a los servicios públicos y promover sociedades inclusivas.

Continuamos realizando esfuerzos constantes para mejorar las condiciones de vida de nuestros ciudadanos. El nivel de pobreza en el país equivale a 5.4 %, la tasa de desempleo se ubica en el 5%. El Foro Económico Mundial de Davos clasifica al número 35 de Azerbaiyán con respecto a la competitividad. Entre los países en desarrollo, Azerbaiyán es el número tres con respecto al índice de desarrollo inclusivo.

Azerbaiyán contribuye a los esfuerzos de desarrollo regional mediante la promoción de la unión. Juega un papel importante al unir a los continentes, creando una plataforma para la cooperación mutuamente beneficiosa. El corredor de transporte Este-Oeste se inauguró en octubre de 2017. Es un corredor de transporte que ahorra  como mínimo dos semanas  para el transporte de mercancías desde Asia a Europa y viceversa. Otros proyectos importantes son los corredores Sur-Norte y Sur-Oeste, que, como resultado de nuestros esfuerzos conjuntos con los países vecinos, se hacen realidad. Azerbaiyán  es el mayor inversor en estos corredores y un participante activo de ambas iniciativas. La primera fase de la construcción del Complejo del Puerto de Comercio Marítimo Internacional de Bakú se puso en marcha en mayo de 2018. La capacidad del puerto será de 15 millones de toneladas de carga por año, con la oportunidad de aumentarla hasta 25 millones de toneladas.

Azerbaiyán también inició un proyecto transnacional de banda ancha, la superautopista transeurasiática de la información Trans-Eurasia (TASIM), cuyo objetivo es construir una línea transnacional de fibra óptica entre Hong Kong y Frankfurt. Será la línea más corta que conectará el Este y el Oeste en la época de la competencia donde cada segundo es importante.

Hoy, Azerbaiyán ofrece su propio modelo de desarrollo al mundo, respaldado por la estabilidad interna, la unidad civil, la solidaridad en la sociedad, un ambiente de paz y tolerancia entre las diferentes etnias y representantes de religiones que viven juntos en una economía liberal, sostenible y dinámica.

 La República de Azerbaiyán, inspirada por sus logros en el desarrollo económico, la política social exitosa, el rico capital humano y los valores tradicionales del multiculturalismo, decidió presentar la candidatura de  su capital, la ciudad de Bakú, para albergar la EXPO Mundial 2025. Nuestro tema: "Desarrollar el capital humano, construyendo un futuro mejor "- es de interés universal y tiene un significado particular para Azerbaiyán. También está totalmente alineado con la agenda de desarrollo internacional, en particular, la Agenda de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.

Toda la Región de Europa del Este, el Cáucaso y el Caspio nunca ha acogido Exposiciones Mundiales. En ese sentido, World EXPO 2025 Bakú será verdaderamente universal en términos de expansión de su geografía tradicional y un vivo ejemplo de que, tras un período de tiempo históricamente corto de 27 años de independencia, los países como Azerbaiyán pueden lograr resultados notables para participar en los grandes eventos como el Mundo Expo. Aprovechando esta oportunidad, pido amablemente a los Estados miembros del Buró de Exposiciones Internacionales que voten por Bakú en las elecciones que se celebrarán en París, a finales de noviembre de este año.

El crecimiento económico sostenible ha permitido a Azerbaiyán no solo centrarse en su Estrategia Nacional de Desarrollo, sino también a apoyar activamente los esfuerzos internacionales. Azerbaiyán ha prestado asistencia internacional humanitaria y para el desarrollo a varios países a través de la Fundación Heydar Aliyev y la Agencia de Desarrollo Internacional de Azerbaiyán (AIDA) ante el Ministerio de Relaciones Exteriores. Se ha prestado especial atención a atender las necesidades de los países en desarrollo y menos adelantados, así como a los que se están recuperando de desastres naturales.

Señor vicepresidente,

Teniendo en consideración que este año celebramos el 70 aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU, deseamos reafirmar nuestro compromiso de fortalecer la democracia y proteger los Derechos Humanos como las principales prioridades de la República de Azerbaiyán. El Gobierno implementa programas a gran escala para crear las condiciones necesarias para que todos los ciudadanos de Azerbaiyán puedan disfrutar plenamente de todos los derechos humanos y libertades fundamentales.

La educación es una de las principales prioridades de nuestra política interior, porque una sociedad bien formada  es una de las garantías de un desarrollo exitoso y sostenible. El derecho a la sanidad pública está plenamente garantizado en el país. Todos los años, más de 5 millones de personas, la mitad de la población del país, reciben sus estudios médicos totalmente presupuestados por el Estado. Azerbaiyán ha sido el primer país en el mundo musulmán que adoptó el sufragio femenino desde 1918. Azerbaiyán se esfuerza por garantizar la igualdad de género e introducir  todavía más a las mujeres en la vida pública y social. Dado que vivimos en una era digital, cabe señalar que actualmente alrededor del 80% de la población del país tiene acceso no restringido a Internet - el vínculo más favorecido y práctico para la información, la comunicación de los medios y el libre flujo de ideas y pensamientos.

La lucha contra la corrupción es el tema central de la implementación de la Agenda de  Desarrollo Sostenible en Azerbaiyán. La aplicación de enfoques innovadores e innovaciones tecnológicas ha permitido a Azerbaiyán registrar un progreso significativo en la reducción de la corrupción en el sector público. A principios de este año, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU adoptó por unanimidad una resolución titulada "Promover los Derechos Humanos y la Agenda de Desarrollo Sostenible a través de la prestación de servicios públicos transparente, responsable y eficiente" iniciada por Azerbaiyán, que tenía como objetivo promover el concepto de marca ASAN de servicios públicos de Azerbaiyán. A principios de mayo, Azerbaiyán ha presentado con éxito su informe periódico en el marco del tercer ciclo del Examen Periódico Universal. Seguimos comprometidos a mejorar el diálogo y la interacción con otros mecanismos de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en base al respeto y la comprensión mutuos.

Azerbaiyán es uno de los centros de multiculturalismo reconocidos mundialmente. Todos los grupos étnicos y religiosos viven en Azerbaiyán en paz y armonía. Hemos organizado numerosos eventos internacionales destinados a fortalecer el diálogo intercultural. Azerbaiyán, siendo miembro de la Organización de Cooperación Islámica y del Consejo de Europa, lanzó el Proceso de Bakú en 2008, cuyo objetivo principal es fortalecer el diálogo, la asociación y la cooperación entre el mundo musulmán y Europa.

El Proceso de Bakú, implementado bajo la dirección de Azerbaiyán, proporciona una plataforma a gran escala para el intercambio de conocimientos sobre el diálogo interreligioso e intercultural. En su informe más reciente sobre la promoción de una cultura de paz, diálogo interreligioso e intercultural, el Secretario General mencionó específicamente el importante papel del Proceso de Bakú en la promoción del diálogo intercultural. Este año marca el décimo aniversario del Proceso de Bakú, y se organizarán una serie de eventos en esta ocasión, incluido el VI Foro Humanitario de alto nivel que se celebrará del 25 al 26 de octubre de 2018, en Bakú.

Señor Vicepresidente,

Desde este podio, me complace anunciar que Azerbaiyán asumirá la presidencia del Movimiento de Países No Alineados el próximo año. A lo largo de su historia, el Movimiento de No Alineamiento ha desempeñado un papel fundamental en el fortalecimiento de la paz y la seguridad internacionales al promover la adhesión a los Principios de Bandung.

La presidencia de Azerbaiyán proporcionará otro impulso para promover los principios fundadores del Movimiento, cuyo 65 aniversario se celebrará en 2020.

Señor Vicepresidente,

Los conflictos armados no resueltos, los desafíos existentes y emergentes  en materia de seguridad y las crisis humanitarias relacionadas con ellos amenazan con revertir gran parte del progreso del desarrollo. El conflicto armado en curso entre Armenia y Azerbaiyán sigue representando una gran amenaza para la paz y la seguridad internacional y regional. El conflicto ha provocado la ocupación de una quinta parte del territorio de Azerbaiyán y ha hecho que aproximadamente una de cada nueve personas en el país sea un desplazado interno o un refugiado.

Desde el primer día del conflicto, las operaciones de combate se realizaron exclusivamente en el territorio de Azerbaiyán, casi en el centro del país, afectando a su población civil e infraestructura.

En sus resoluciones 822 (1993), 853 (1993), 874 (1993) y 884 (1993) el Consejo de Seguridad de la ONU reconoció el hecho del uso de la fuerza militar contra Azerbaiyán; que tales acciones son ilegales y contradicen a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas; que constituyen una violación obvia de la soberanía y la integridad territorial de Azerbaiyán. Las numerosas decisiones y documentos adoptados por otras organizaciones internacionales autorizadas se han enmarcado en la misma línea. Sin embargo, las exigencias clave del Consejo de Seguridad, que incluyen, en primer lugar, la retirada de las fuerzas armenias de los territorios ocupados de Azerbaiyán, aún no se han implementado. Por el contrario, la política y la práctica de Armenia atestiguan claramente su intención de confirmar la anexión de los territorios de Azerbaiyán, ocupados con el uso de la fuerza militar, en los que Armenia  perpetró la limpieza étnica a gran escala.

Inicialmente, después de los cambios en el gobierno de Armenia, hubo algunas expectativas de que los nuevos líderes defenderán los valores democráticos, las normas y principios del Derecho Internacional, incluidas las resoluciones y decisiones pertinentes de las organizaciones internacionales, en particular las adoptadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Lamentablemente, hasta ahora no se ha observado ningún progreso en ese sentido.

Contrariamente a sus declaraciones anteriores, el primer ministro de Armenia  sigue intentando considerar  de manera desvergonzada  la Región de Nagorno Karabaj de Azerbaiyán como parte de Armenia. Tal reclamación anexionista no solo es una falta de respeto absoluto a las normas y principios del Derecho Internacional y a las resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad, sino que  socava el proceso de paz mediado por el Grupo de Minsk de la OSCE y sus Copresidentes. Así, Armenia, en el nivel político más alto, demuestra que sus verdaderas intenciones no son la solución del conflicto por medio  de negociaciones, sino la continuación con la ocupación ilegal de los territorios azerbaiyanos.

Dado que la inestable política interior de Armenia está marcada por los constantes acontecimientos, y en carencia del entendimiento externo sobre lo que está sucediendo en este país,  no  podemos y no  vamos a negar que las últimas declaraciones y acciones del primer ministro de Armenia están encaminadas a escalar la situación en sito aún más y a provocar las hostilidades armadas en la línea de contacto y en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán. Está  claro que la responsabilidad total de las consecuencias de este “guion” negativo recaerá totalmente en la República de Armenia. Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para que envíe un mensaje firme y ejerza presión sobre Armenia para garantizar su pleno cumplimiento del Derecho Internacional y para que comience a aplicar de manera inmediata e incondicional las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas  sobre la solución de la situación de conflicto entre Armenia y Azerbaiyán.

Armenia siempre obstruye el proceso de solución de conflicto, se niega a llevar a cabo negociaciones orientadas a los resultados, regularmente recurre a diversas provocaciones para escalar la tensión y trata de consolidar la ocupación de los territorios ocupados, cambiando su carácter  demográfico, cultural y físico, impidiendo que cientos de miles de azerbaiyanos desplazados forzosos regresen a sus hogares.  Violando flagrantemente los Convenios de Ginebra de 1949, Armenia continúa exhibiendo su política de asentamiento ilegal de  los armenios, en particular, los de Siria, en los territorios ocupados de Azerbaiyán.

Los nuevos dirigentes de Armenia deben comprender que sus promesas al pueblo armenio de hacer que Armenia sea un estado económicamente desarrollado y próspero no pueden ser posibles sin la paz, las relaciones de buena vecindad y el respeto por la soberanía y la integridad territorial de sus vecinos. Cuanto antes Armenia deje de lado sus reclamaciones territoriales y retire tropas de los territorios de Azerbaiyán, más pronto podrá llegar la paz a nuestra región y se abrirán las perspectivas para el desarrollo de Armenia.

Ahora ellos siguen hablando mucho sobre la democracia y los armenios de la Región de Nagorno Karabaj de Azerbaiyán. Pero ¿qué va a pasar con la población azerbaiyana de Nagorno Karabaj y los azerbaiyanos de los siete distritos adyacentes que fueron sometidos a una terrible limpieza étnica y obligados a abandonar sus lugares de origen, hogares y bienes? Si el nuevo ejecutivo armenio se llama a sí mismo “democracia”, entonces  debe a garantizar la supremacía de la ley y de los valores democráticos, dejar que las personas desplazadas regresen a sus hogares y retirar sus fuerzas armadas de los territorios ocupados de Azerbaiyán, como exhortan las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y otras organizaciones internacionales.

Azerbaiyán cree sinceramente que no hay alternativa a la paz, la estabilidad y la cooperación regional mutuamente beneficiosa y es la parte más interesada en la pronta solución política del conflicto. Asimismo, no se puede llegar a tal solución del conflicto que infringe la Constitución de la República de Azerbaiyán y es incompatible con el Derecho Internacional. La resolución del conflicto solo es posible sobre la base de la soberanía y la integridad territorial de Azerbaiyán dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas.

Gracias.